¿Te has sentido alguna vez excluido/a?

 

¿Quizás por pertenecer a una familia extranjera? ¿o porque tus padres se separaron? ¿o quizás porque tienes una genética familiar propensa al sobrepeso? 

¿O quizás por ser demasiado rico o demasiado pobre? ¿o incluso por tener demasiada belleza o por sentirte que tenías muy poca?

 

Todas las exclusiones significan conectar con la soledad.

 

A través del trabajo con las Constelaciones Familiares he podido observar el dolor cuando una persona se siente excluida.

 

Resolverlo es muy sencillo. Sólo hay que cambiar la mirada. Ver más allá. Ver lo esencial de las personas, lo que todos SOMOS sólo por SER.

 

Como decía el autor del Principito, Antoine de Saint-Exupéry, lo esencial es invisible a los ojos. Hay que contemplar a través de los ojos del AMOR.

 

Si las lentes del amor están sucias y nos incapacitan de ver lo esencial, habrá que diseñar un artilugio que limpie estas lentes, al estilo «limpia-parabrisas» 😉

.

Mientras tanto, con las Constelaciones Familiares vamos trabajando, y la mirada va cambiando, ¡¡ afortunadamente !!

 

[Próximo taller: jueves 22 de julio. Más información AQUÍ]

 

Laura Pedró Xaus. Todos los derechos reservados.