cómo trabajo en un caso de angustia y ansiedad

 

Irina es una mujer de 48 años que marchó de su país en 2004 por cuestiones económicas. Aquí se enamoró de un hombre más joven, se casaron y tuvieron un hijo. Pero al cabo de poco tiempo después de casarse se dio cuenta de que su enamoramiento había sido muy superficial y había muchas cosas en él que no le gustaban. Con la esperanza de ir creciendo como pareja pasaron algunos años, pero llegó un momento en que la intolerancia era demasiado grande. Ella, siguiendo su coherencia interior, propuso la separación, pero el marido y sobretodo su suegro, quien realmente tiene el poder absoluto sobre el hijo, la amenazaron de que si marchaba no se podría llevar a su hijo. Aquí es cuando me pide ayuda. Los síntomas son: angustia, insomnio, ansiedad por comer dulces, agotamiento, apatía e irritación.

 

Lo primero que hacemos es poner objetivos, ¿qué quiere conseguir? Dice que quiere volver a leer y a hacer manualidades, dejar de estar cansada mentalmente, dormir bien, y cuidarse con buenos alimentos y con actividad física. En relación a la pareja, sabe que no puede marchar hasta que el hijo sea mayor, por tanto, si puede conseguir todo esto y ser capaz de vivir al lado de su marido sin irritarse, ya considera que es suficiente por el momento.

 

El primer día hacemos una dinámica con muñecos “clicks” y se da cuenta que ella se estaba situando en la posición de madre del marido, no de pareja. Con la comprensión y la toma de consciencia ya hace un paso importante. Además, se lleva un frasco de esencias florales para que le ayuden en su estado irritativo, le aporten energía para su desgaste, y le paren la velocidad de los pensamientos que no le dejan dormir, así como la ansiedad para comer dulces.

 

Cuando vuelve al cabo de un par de semanas, está más tranquila, ha vuelto a leer y ya tiene materiales para realizar manualidades.

 

Sin embargo, ahora se da cuenta de que siente mucha rabia hacia el marido. También se siente desbordada por su necesidad perfeccionista de tenerlo todo ordenado e impaciente por ver resultados. Ajusto la fórmula floral con esta nueva información.

 

En la tercera sesión me habla mucho de su familia y de su ciudad de origen. Hacemos una dinámica sistémica para ver cómo se manifiestan sus emociones delante de su ciudad y delante de la que vive ahora. De repente siente tristeza y añoranza. En este punto trabajo estas emociones con EFT-Tapping hasta que se calma. Finalmente es capaz de verbalizar que cuando sea el momento oportuno podrá ver de nuevo a su familia. Mientras tanto, espera y se queda tranquila.

 

En la siguiente sesión está muy tranquila y tolerante con su marido. Ahora es capaz de decirle las cosas sin alterarse y él ha hecho un cambio positivo, ya no la provoca y es más comprensivo con cada situación. También se da cuenta de su gran capacidad para hacer de “madre” de todo el mundo, haciéndose consciente de que de esta manera entrega la energía a los demás en detrimento suyo. Ahora va aprendiendo a posicionarse en todas las relaciones.

 

En la quinta sesión me ratifica que puede vivir con su marido sin sufrir. También ha decidido marchar a su país durante unos días para ver a su familia. Lo necesita para nutrirse. En principio quiere ir con su hijo, pero si él no puede ir, hará el viaje de todas formas. Esto me informa que ya no tiene miedo de perderle, es muy consciente que ha hecho bien su trabajo como madre y lo ve en sus actitudes maduras y responsables como adolescente. Se desapega de tanta responsabilidad y confía que el vínculo con el hijo ya se ha construido y se mantendrá independientemente de lo que hagan sus padres.

 

Como se puede ver, Irina no ha resuelto su relación de pareja, pero su estado actual le permite pensar y actuar con claridad y serenidad, por lo que hace que duerma mejor y no sienta ni angustia ni ansiedad. Por lo tanto, le propongo que siga el proceso sin mi acompañamiento. Considero que ella ya ha vuelto a conectar con sus recursos y ha puesto en marcha una dinámica saludable, suficiente para seguir afrontando su experiencia.

 

(Irina es un nombre inventado para proteger la intimidad de la persona)

Laura Pedró Xaus. Todos los derechos reservados.